5 pasos para validar tus emociones

"Validar tus emociones" suena como un gran término, pero realmente significa: dejarte sentir. 

 

La autovalidación es aceptar tu propia experiencia interna, tus pensamientos y tus sentimientos. La autovalidación no significa creer que tus pensamientos o  sentimientos estén justificados. Muchas veces tendrás pensamientos que te sorprenderán o que no reflejarán tus valores. Si luchas contra tus pensamientos y sentimientos o te juzgas por tenerlos, entonces aumentas tu malestar emocional. Consecuentemente, se perderá información importante sobre quién eres como persona.

 

Validar tus pensamientos y emociones te ayudará a calmarte y manejarlos de manera más efectiva. Validarte a ti mismo te ayudará a aceptarte y comprenderte mejor, lo que conduce a una identidad más fuerte y mejores habilidades para manejar emociones intensas. La autovalidación te ayuda a encontrar la sabiduría. INperfecto te anima a seguir un fácil esquema de 5 pasos para validar tus emociones.

 

1. Estar presente. Estar presente significa estar conectado a tierra y no disociarse, soñar despierto, reprimir o adormecer tus emociones. Estar presente significa escucharte a ti mismo. Sentir la tristeza, el dolor y el miedo es desafiante y difícil. Estar presente para ti mismo valida que importas y que tienes la fuerza para sentir. Estar presente con tu experiencia interna significa que experimentas las sensaciones corporales que forman parte de tu experiencia emocional.

 

2. Reflexionar. Acá se parte de reconocer tu estado interno.  Quizás reflexiones sobre lo que desencadenó la emoción y cuándo ocurrió el evento desagradable. Quizás reflexiones sobre la forma en que sientes la emoción en tu cuerpo y consideres las acciones que acompañan a la emoción. Reflexionar significa observar y describir los componentes. Cuando observas y describes tu experiencia interna, no interpretas ni adivinas ni haces suposiciones. Decir: “Me siento enojado, y comenzó ayer después de que mi amigo canceló el almuerzo. Siento opresión en mi estómago, así que quizás también haya miedo". No decir: "Soy un perdedor total y nadie quiere pasar tiempo conmigo", no estaría expresando los hechos de tu experiencia. Afirmar los hechos de tu experiencia es validar y ayuda a generar confianza en tu experiencia interna.

 

3. Aceptar. Cuando no reconozcas lo que sientes acepta que no te entiendes, poco a poco llegará la luz. Evitar las emociones a menudo tiene consecuencias bastante negativas, mientras que aceptar las emociones permite avanzar y ayuda a desarrollar la capacidad de recuperación. A veces tendrás pensamientos y sentimientos basados ​​en eventos que ocurrieron en el pasado. Tal vez tienes miedo cuando la gente discute, porque, en el pasado, los argumentos llevaron a que te lastimaran. Valídate diciendo: "Es aceptable y comprensible que tenga miedo a las discusiones, porque cuando era joven, mis padres se lastimaban mutuamente durante las discusiones".

 

4. Validarte.  Esto significa ser tu verdadero yo y no mentirte a ti mismo. Significa que no finjas ser alguien que no eres. Rechazar quién eres es uno de los niveles más altos de invalidación. Una distinción importante es que: quién eres es diferente de lo que haces. No eres tu comportamiento, pero cambiar algunos de tus comportamientos puede aliviar algo tu sufrimiento.

 

5. Decíde. Ahora decide qué vas hacer… poner tus emociones en oscuridad o en luz.

 

Este texto está inspirado en el audio  "El poder de la Vida" de Carlos Fraga

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo
Please reload

  • Twitter Metallic
  • s-facebook