5 razones para practicar la aceptación

Sentir estrés,  problemas en el trabajo, llevarse mal con la pareja,  los estudios cada vez peor, no alcanza el dinero, las deudas ahogan, sentirse desolación. ¿Quién quisiera aceptar esta espantosa lista de problemas? Sin embargo, al aceptarla le quitarías un peso significativo reduciendo la ansiedad que produce en ti. Por contradictorio que parezca al aceptar las dificultades o situaciones que no nos gustan nos ayuda a tomar distancia de las mismas.

 

INperfecto te da 5 razones para practicar la aceptación con la finalidad de darle calma a tu mente y paz a tu corazón. Practicar la aceptación es una habilidad útil que puede incrementar sustancialmente tu bienestar emocional.

 

1. Aceptar es inteligente. La aceptación no significa renunciar, resignarse o ceder, no se trata de agitar la bandera blanca y rendirte para siempre. Cuando aceptas la ansiedad o cualquier preocupación que experimentes estás reconociendo que sí existe, pero no tiene que ser el centro de tu vida.

 

2. Establecer tus propios límites. Puede parecer que aceptar la ansiedad provocará que esta se incremente desenfrenadamente, sin embargo al resistirnos a ella lo que logramos es perpetuarla más. Cuando reconocemos una situación problemática, también comenzamos a establecer límites. Al reconocer conscientemente la situación se le quita cierta importancia y poco a poco le dejas de prestar esa atención casi indivisible, lo que significa que eres capaz de dirigir tu atención a otras cosas. Tu ansiedad sigue existiendo, pero has ganado más dominio y conciencia de tu estado.


3. Liberarte y obtener paz mental. Al aceptar la presencia de la ansiedad o cualquier otro desafío en tu vida, te liberas de la trampa que te ha mantenido cautivo durante tanto tiempo. Cuando un problema nos consume afecta todo nuestro ser. Cuando tenemos la atención constante en una situación problemática o evitamos reconocer el dolor en nosotros las consecuencias físicas, emocionales y cognitivas (pensamiento) no tardarán en manifestarse, pues todo el ser está rodeado por el problema. Acepta que el problema existe para liberarte, relajarte y sentirte mejor, luego verás como todo resultará más liviano.

 

4. Permítete alcanzar tu potencial. En el momento en que no se está envuelto en el problema, te conviertes en observador y puedes avanzar hacia una solución. La aceptación te libera para decidir a dónde quieres ir a continuación. Cuando los pensamientos se atascan luchando contra un problema, están atados y no pueden hacer planes para seguir adelante. Cuando dejamos de pelearnos con lo que no queremos, podemos cambiar la atención hacia lo que sí se quiere.

 

5. Empodera tu presente. Con la aceptación, puedes comenzar a crear y vivir tu vida de calidad ahora. Simplemente dejando de lado la lucha contra los problemas nos liberamos. El combate ha terminado. Probablemente el problema seguirá existiendo y seguiremos realizando acciones para solucionarlo, pero será más fácil hacerlo cuando no estemos atrapados en una batalla, sino que estemos poniendo nuestra energía en movimiento. Al mismo tiempo, en lugar de estar inmersos en una lucha continúa, nuestra energía se incrementa al observar el momento que estamos viviendo, prestando atención en el aquí y el ahora con las personas que nos rodean.

 

Aceptar es el primer paso hacia la transformación.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

June 25, 2019

April 10, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

  • Twitter Metallic
  • s-facebook