De cómo el conejo de Pascua se hizo parte de la cultura limeña

La Pascua es la celebración cristiana de la resurrección de Jesús, pero los huevos de chocolate estacionales y el conejo que los entrega no se encuentran en ninguna escritura de la Biblia. Los orígenes exactos del conejito de pascua se nublan en misterio. Una teoría es que el símbolo del conejo se deriva de la tradición pagana, específicamente el festival de Eostre - una diosa de la fertilidad cuyo símbolo animal era un conejito. Los conejos, conocidos por su crianza enérgica, han simbolizado tradicionalmente la fertilidad.

 

Los huevos son también representativos de la nueva vida, y se cree que la decoración de huevos para la Pascua se remonta al siglo XIII. Cientos de años atrás, las iglesias tenían sus congregaciones abstenerse de los huevos durante la Cuaresma, lo que les permite ser consumidos de nuevo en la Pascua. De acuerdo con History.com, en el siglo XIX la alta sociedad rusa comenzó a intercambiar huevos decorados con ornamentos, incluso joyas incrustadas, en Semana Santa.

 

No obstante,  son los estudios de marketing y las campañas publicitarias los que han dado fuerza al bendito conejo pascuero, no creo que ningún ochentero latinoamericano haya recolectado huevos de chocolates en la infancia, el único conejo conocido era Bugs Bunny. La industria chocolatera es quien más disfruta de la Pascua; pero ¿a quién no le gusta el chocolate y ver a los chicos emocionados explorando los rincones con la ilusión de encontrar huevitos cargados de rico cacao?

 

En el Perú definitivamente esta tradición se vio reforzada por las cadenas de supermercado Wong, que desde el entusiasmo de un concurso de decoración de huevos, enganchó fuertemente a la adquisición de huevitos de chocolate en el tiempo de pascua. Inclusive, creo que el concurso actualmente no se hace pues intuyo que la venta de huevos cada vez es tan acelerada que no necesita tanta promoción, es un hecho que ya el conejo de pascua y sus huevos forman parte de la tradición de muchas familias en Lima.

 

Por lo menos en mi casa fue esa la motivación; en el año 2009 mi hija se entusiasmó por participar en el concurso de Supermencados Wong  “Pinta y decora un lindo huevito de Pascua” , durante todo el proceso se enamoró de la ternura del conejo y de los deliciosos huevos de chocolate. Desde ese año, en tiempo de Pascua  en casa decoramos con conejitos y se acompaña la celebración de la resurrección de Jesús escondiendo y buscando huevitos que prometen dejar no sólo una sobredosis de azúcar sino también algunas posibles caries, pero no hay por qué preocuparnos pues existe el cepillo de dientes y el jugo de pepino para desintoxicar.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

June 25, 2019

April 10, 2019

March 16, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

  • Twitter Metallic
  • s-facebook