Locos bajitos en la cocina

La cocina para los niños es sinónimo de diversión y exploración. Los chicos cocinando se ponen en contacto con lo sensorial al experimentar con ingredientes de diferentes sabores, textura y olores; también con la matemática al llevar los ingredientes a medidas específicas; con la química al mezclar y procesar como en un laboratorio; con la logística llevando paso a paso la receta y, finalmente , con una nutrición saludable pues la experiencia en la cocina puede brindar al niño una base sólida y positiva en relación con la alimentación y esto es algo que lo llevará impreso en su bagaje cultural toda la vida. Inclusive algunos experimentan emociones tan intensas y positivas que al crecer deciden llevar la carrera de chef, siendo hoy en día una de las profesiones más respetadas y prestigiosas a nivel mundial. 

 

Cocinar con los niños es maravillosamente divertido y gratificante ya sea hornear una torta, preparar canchita (pop corn) o colaborar en el almuerzo. A la mayoría de los "locos bajitos" les encanta medir y mezclar, verter y decorar. Definitivamente, con los chicos a bordo el desorden puede invadir tu cocina y tal vez la receta terminada no tendrá el sabor o acabado visual que esperabas, pero en ese momento estarás construyendo no solamente habilidades y destrezas sino también una galería de memorias que llegarán a ser una tierna y mágica nostalgia en el futuro de tu pequeño... y eso es algo que vale la pena.

 

Les comparto una imagen que me trae una nostalgia casi divina; cuando mi Rafa tenía 3 añitos y preparábamos una lasagna en nuestro primer hogar. Un dato INperfecto siempre preparo la lasagna con masa lista de wantan pues sale fácil, rica y económica.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

June 25, 2019

April 10, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

  • Twitter Metallic
  • s-facebook