¿Me meto o no me meto?

La amistad es uno de los valores determinantes en el progreso de la humanidad. Desde pequeños la amistad forma parte integral en nuestras vidas. Desde sus primeros inicios escolares nuestros niños al hacer amigos aprenden a compartir, a solucionar problemas, hacer acuerdos y a socializar con sus pares. Sin duda la amistad es de gran importancia en el desarrollo infantil.  No obstante, muchas veces nosotros los papis y mamis nos preocupamos y hasta nos duele cuando nuestros hijos presentan dificultades para hacer amigos, se pelean o son excluidos  del grupo popular. En muchas oportunidades, no resulta fácil para los padres identificar cuándo y cómo deben intervenir en las relaciones amistosa de los hijos.

 

Es muy probable que casi todos los niños del planeta en algún momento enfrenten un episodio doloroso con un amiguito, sea por un conflicto o debido a un cambio de aula o de colegio donde se ve separado del amigo o del grupete de toda la vida; en algunas situaciones los padres reaccionan de forma exagerada y empeoran las cosas.

 

He visto a mis hijos en conflictos con amigos y en cierto modo me ha preocupado, pues como mamá te gustaría que en todo les vaya bien;  sinceramente he tenido oportunidades que me he preguntado desde mi cerebro INperfecto,   ¿debo intervenir o me mantengo al margen?, ¿me meto o no me meto? En mi INperfecta experiencia  creo que la mejor manera de ayudarlos es  haciéndoles ver que el respetar a los demás es la mejor manera de mantener las amistades, que hay que tener compasión por los otros, expresar sus sentimientos y ofrecer disculpas si es necesario. Del mismo modo, hay que respetar la personalidad de los hijos y su preferencia por los amigos, a medida que van creciendo sus intereses cambian y también cambian los amigos; muchas mamás sentimos una nostalgia que resulta a veces ridícula por no ver a su hijo o hija con las amigos con quienes más compartió en la primaria ya que al llegar a la secundaria la adolescencia hizo de lo suyo en temas preferenciales.

 

Nuestros hijos eligen sus amistades de la misma forma que los padres elegimos las nuestras.  Se dice que nuestras amistades son espejos de nosotros mismos, nuestros hijos van a buscar sus propios espejos. Animar a los chicos a invitar amigos es un buen apoyo, sobre todo cuando los chicos están pequeños, ya más adelantes ellos son los que darán la pauta y nosotros los papis tenemos que ser lo suficientemente maduros para respetar a los bebés que ya crecieron.

 

 

Foto: Wix

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

June 25, 2019

April 10, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

  • Twitter Metallic
  • s-facebook